Neonode, el poder del dedo en la pantalla

Todos conocemos a algunas de las empresas que están detrás de la fabricación de nuestros lectores electrónicos. Una de ellas es, por supuesto, e-ink, la inventora y propietaria de la patente de la tinta electrónica. Otro actor importante es LG, como gigante mundial en la fabricación de pantallas que es.

Bastante menos conocida sin embargo es la marca Neonode, pese a que tiene una importancia capital en los lectores modernos. Neonode es una empresa joven, que arrancó en el año 2008 con la presentación de un teléfono móvil realmente pequeño… tan pequeño como su éxito.

Sin embargo el fracaso inicial no hizo desistir a estos Suecos, que volvieron a la carga en 2010 con un e-reader de características bastante competitivas en ese momento. ¿Alguno de vosotros ha oído hablar de él alguna vez? Eso da una idea del alcance que obtuvo.

Y a pesar de eso, la compañía siguió adelante. ¿Por qué la hemos traído a estas páginas si hasta ahora todo ha sido un rosario de intentos fracasados? Porque dieron con la tecla. Se dejaron de intentar crear sus propios productos finales y se centraron en lo que sabían hacer bien de verdad: los sensores y la detección de pulsaciones.

Su departamento de I+D desarrolló un sistema de sensores led infrarojos de muy bajo coste y gran precisión y velocidad de respuesta que detectaba las pulsaciones sobre cualquier tipo de pantalla, al que llamaron Zforce. Pensado en un inicio para teléfonos móviles, pronto dieron el salto de los smartphones a los smartwatch. Y sí, también a ese otro gadget en el que estais pensando. La mayoría de los lectores electrónicos actuales con pantalla táctil utilizan Zforce. Está siendo tal su éxito, que están sustituyendo a las pantallas capacitivas, más lentas en su respuesta, más caras de producir y con mayor consumo de energía.

¿Y en lo que respecta a los e-readers? Pues en 2012 esta pequeña compañía tenía nada más y nada menos que el 80% de la cuota de pantallas táctiles de estos dispositivos. Y es que a lo barata que supone esta tecnología respecto a otras se suma el factor de la mayor precisión y velocidad de respuesta de Zforce, que utiliza un software capaz de reconocer las situaciones de luz ambiental y regular la intensidad y precisión de los rayos infrarojos para adaptarlos a un trabajo óptimo.

La idea en sí es sencilla, una serie de diodos led situados en los márgenes de la carcasa tejen una red de rayos infrarojos que son detectados en lado opuesto. Cuando usamos un puntero o el dedo sobre la pantalla, éste interrumpe el recorrido de los rayos. Inmediatamente el software calcula en qué punto de ambos ejes se ha cortado la red y lo interpreta como una pulsación sobre un lugar concreto de la pantalla.

la compañía está creciendo a un ritmo vertiginoso (un 123% en el primer trimestre de 2015), aumentando constantemente sus beneficios a costa principalmente de la venta de impresoras HP, de e-readers y de otros productos del sector automotriz.