Análisis Papyre 630

Formatos

No podemos quejarnos de la cantidad de formatos soportados por este lector: ePub, mobi, FB2 entre otros, con lo que abarcamos la inmensa mayoría de los formatos utilizados por los lectores electrónicos y podremos prescindir de conversores, guardarlos en una memoria y a leer. Se agradece esa facilidad. No he encontrado grandes diferencias entre unos formatos y otros.

Recordemos que podíamos elegir entre visualizar los ePub con AdobeReader o con FBReader, así que pueden apreciarse algunos cambios, más debidos a cómo reproducen estos programas los distintos ficheros que a los formatos en los que se encuentran en sí mismo.

Veamos las opciones que nos ofrece el lector cuando estamos leyendo un libro en uno de estos tres formatos. No voy a extenderme demasiado porque simplemente con las imágenes ya podemos ver qué opciones tenemos disponibles, pero si os quereis hacer una mejor idea, en el vídeo aparece más explicado y se puede ver en funcionamiento este menú

022-papyre-630

 

Tenemos las clásicas opciones de ir a una página determinada, buscar una palabra en el documento, poner marcadores, ir al índice, rotar la pantalla o incluso regular la velocidad a la que se cambia automáticamente la página en caso de haber elegido activar esta característica.

Pero sin duda lo más importante es lo que podemos hacer con el texto y su visualización en pantalla.

023-papyre-630

 

Tenemos a nuestra disposición una variedad enorme de tamaños de letra. Además de eso podemos elegir entre distintas distancias de interlineado y tres márgenes distintos, además de poder seleccionar la fuente entre las 4 preinstaladas en el sistema. No he encontrado modo de añadir fuentes externas.

Si con los mobi, FB2 y ePub las pruebas han sido satisfactorias, no puedo decir lo mismo con los PDF.

No es que esperase nada distinto, conocidas son ya las incompatibilidades entre los PDF y las pantallas de 6″ de este tipo de dispositivos.

El reflow se realiza correctamente en algunos archivos PDF de solo texto, pero en otros el texto es tratado como si fuera una imagen, realizando un zoom que deja parte del texto fuera de la pantalla y hay que estar desplazándose a los lados y arriba y abajo contínuamente, realizando la tarea de la lectura de un PDF en algo imposible.

Sin duda el hecho de que haya distintas maneras de realizar un PDF y combinar sus distintos elementos hace que este visor no se maneje con soltura con muchos de ellos. No los maneja con fluidez o deja elementos fuera de la pantalla obligando a realizar un scroll molesto y destrozando la experiencia de lectura. En definitiva, este lector tropieza con este formato igual que la casi totalidad de ereaders del mercado.