Análisis Papyre 630

Los menús

014-papyre-630

 

Un detalle positivo de este lector: los menús son tremendamente intuitivos y sencillos de utilizar. En ningún momento tuve que plantearme el echar mano de las instrucciones para saber cómo debía usar el dispositivo.

Nada más encender el lector, podemos encontrar en la parte superior el libro que estamos leyendo. Pulsando sobre la carátula iremos directamente a la página donde lo dejamos.

Debajo podemos apreciar los iconos con las distintas opciones a las que acceder. En primer lugar, un acceso a nuestras últimas lecturas.

015-papyre-630

 

A continuación, un acceso a la biblioteca. Ésta se nos muestra en bloques de 9 libros por página en las que podemos ver la carátula de los libros. En la imagen que acompaña este texto podemos ver los libros que incorpora el lector de serie al comprarlo y que no tiene carátula y alguno que he introducido yo en la memoria que sí la tenía. No deberíamos tener ningún problema en ver las portadas de todos nuestros libros si el archivo que usamos la lleva.

016-papyre-630

 

Esta característica, si bien visualmente es atractiva, puede representar un pequeño problema si el diseño de la portada no muestra muy claramente el título o éste se confunde con la imagen, dado que no tendremos ninguna referencia de qué libro se trata salvo la portada.

En la opción Fotos podremos ver nuestras imágenes. Éstas se muestran correctamente (en la clásica escala de 16 niveles de gris)

017-papyre-630

 

Del navegador qué vamos a decir. Tiene la lentitud propia de la tinta electrónica y el problema añadido del color y del tamaño de pantalla. Cumple su función sin cuelgues ni problemas, pero las limitaciones técnicas no achacables al aparato en sí, sino a la tecnología e-ink, evidentemente están ahí. Puede sacarnos de un apuro en un momento dado si queremos consultar el correo electrónico o hacer con él un uso puntual, pero fuera de eso, no tiene mayor utilidad.

018-papyre-630

 

Tampoco he encontrado opción alguna para, a través de wifi, transferir archivos a la memoria del lector. No he probado a comprar en tienda de Grammata ningún libro. Ignoro si se pueden comprar y transferir directamente desde el lector sin recurrir, pero lo dudo, ya que no se menciona nada al respecto en las instrucciones.

Otro apartado del menú es el explorador. Realmente hace casi lo mismo que el menú biblioteca. En Biblioteca también se muestran las carpetas y subcarpetas, si es que hemos decidido organizar así nuestro nuestros libros, así que no vemos mucha ventaja en usar uno u otro, pero bueno, es algo que ahí está.

El siguiente apartado son las opciones de configuración. No trae muchas, principalmente el idioma (inglés o español para el menú), y una cosa que a mí particularmente me ha gustado mucho, qué programa queremos utilizar para leer los libros, si el Adobe reader o el FBreader, ya que los dos vienen incorporados de serie. El Adobe evidentemente no podía faltar, por cuestiones de DRM, pero se agradece la inclusión de un Coolreader o, como en este caso, un FBreader.

019-papyre-630